Placas fibrocemento: causas y consecuencias de su uso

placas fibrocemento

El fibrocemento es un material muy utilizado en la construcción, es una mezcla de cemento con un componente fibroso. Originalmente el amianto o asbesto era el mineral utilizado para aportar la fibra, que le daba unas características de resistencia y durabilidad,  pero por su nivel de toxicidad, en la actualidad ha sido sustituido en las placas fibrocemento con otro tipo de material.

La sustitución de la fibra por otros elementos, no ha proporcionado firmeza  adecuada, pero es indispensable por el tema de salud. Las placas de fibrocemento ahora se elaboran utilizando fibra de vidrio, celulosa o vinil.

Estas estructuras usadas para cubierta, generalmente son planas, aunque se pueden conseguir algunas curvas con radios específicos. Actualmente se incorpora la fibra de vidrio AR (álcali resistente), por su resistencia a la alcalinidad del cemento.

Las placas de fibrocemento, eran una solución versátil para los profesionales de la construcción, dado que estos elementos eran ligeros, económicos, impermeables, fáciles de cortar y perforar; pero fueron prohibidas hace algunos años, en diferentes países del mundo, por ser causante de enfermedades, por la emisión de partículas que se adsorben a través de las vías respiratorias.

Las empresas que requieran manipular elementos con amianto, deben estar inscritas en el RERA (Registro de Empresa con Riesgo de Amianto), requisito imprescindible para trabajar legalmente en su manipulación y cumplir con las normas vigentes, emanadas de los diferentes organismos que rigen estos procedimientos.

Hoy en día, las empresas se han preocupado por este aspecto y cuentan con los permisos y personal capacitado para la remoción de este elemento, siguiendo los pasos y la metodología establecida para ello.

Para retirar amianto la empresa deben seguir los siguientes pasos:

  • Estar inscrita en el RERA
  • Tomar las mediciones de partículas en el ambiente
  • Disponer de una cabina para la descontaminación
  • Presentar un plan de trabajo aprobado
  • Contar con personal especializado y debidamente capacitado
  • Disponer de un plan de salud especial para vigilancia de amianto
  • Poseer el código NIMA (Número de Identificación de Materiales con Amianto), para el transporte de los residuos
  • Carta de aceptación, emitida por la planta de tratamiento
  • Formato de control y seguimiento
  • Certificado de tratamiento de residuos, el cual certifica la destrucción de los mismos, emitida por la planta de tratamiento y disposición

Cuando una compañía cumple con todos estos requerimientos, se convierte en una opción adecuada para la desinstalación de materiales peligrosos o nocivos para el organismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s